sábado, 12 de julio de 2014

Crónica de una tacha infundada

Breve relato de las movidas del poder para impedir que entre a la carrera electoral Alejandro Santa María en las elecciones municipales y regionales del 5 de octubre de 2014, región La Libertad.

Por Freddy Ortiz Regis

Una de las cosas que nuestros padres siempre nos inculcaron desde niños fue no entrar en la política. “¡No se metan en la política!..”, siempre nos insistían, y hasta ahora les hemos hecho caso.
Mi hermano mayor, Lucho, quiso incursionar en la política en el primer gobierno de Alan García. Aunque no se había inscrito nunca en ningún partido, metió mano en el bolsillo y apoyó económicamente para que a la campaña de Alan García no le faltasen polos y gorros con la estrella roja aprista. Su apoyo a Alan era genuino, y albergaba en su corazón la esperanza de  que con él nuestro país daría una vuelta de página y comenzaría una nueva historia.
Pero no pasó mucho para que su entusiasmo y esperanza se tornase en desilusión e incertidumbre. Entre las desatinadas medidas que Alan García tomó en su primer gobierno estuvo la estrepitosa devaluación del sol peruano, y la devolución de los ahorros en dólares de muchos peruanos en moneda corriente nacional que no tenía más valor que el papel en el que estaban impresos. Mi hermano, que tenía todos sus ahorros en la divisa americana, quedó prácticamente en la bancarrota.
Mis otros hermanos, Carlos y Raúl, han sido fieles al consejo de nuestros padres: “¡No se metan en la política!..”. Ellos son exitosos médicos que dan sus servicios en Chiclayo y viven ―como dice el viejo adagio popular―: “de su trabajo”.
Y hasta no hace mucho, yo también había sido fiel  al consejo de los viejos: “¡No se metan en la política!..”. Pero como abogado que soy tengo la tendencia a buscar la interpretación de las ideas y preceptos,  y me dije: Lo que mis papás nos han querido decir es que no nos metamos en “la política”. Una cosa es “la política” (precedida de un artículo), y otra cosa la palabra “política” a secas, es decir, sin artículo. “La política” vendría a ser la concepción peyorativa de ella ―me dije―; mientras que “política”, sin el artículo, vendría a contener el elevado concepto de una actividad, en virtud de la cual, una sociedad libre, compuesta por hombres libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Un quehacer ordenado al bien común. Una ciencia que se encarga del estudio del poder público o del Estado. El ejercicio del poder que busca un fin trascendente, y promueve la participación ciudadana ya que posee la capacidad de distribuir y ejecutar el poder según sea necesario para promover el bien común.
Y yo decidí quedarme con este último concepto, es decir, con el de política sin artículo, y desobedecer subliminalmente a mis padres.
Por ello, cuando Alejandro Santa María (en adelante ASM), excongresista de la república por La Libertad y amigo de muchos años (desde cuando él era gerente de la editorial Normas Legales S.A.C., y yo, corrector de ediciones), me convocó para participar en política, apoyándolo por medio de la asociación Paz y Libertad, dudé un poco, pero al final decidí no hacer caso del consejo de mis padres, y le comprometí mi apoyo a su candidatura al gobierno regional de La Libertad en las elecciones regionales y municipales del 2014.
Una de las primeras cosas que descubrí en el ejercicio de la política es que hace falta mucho dinero. Que no es suficiente el empeño de un grupo de personas decididas y nobles ―como el que conforman Paz y Libertad― para incursionar en política, tratando de atraer la atención de la comunidad hacia nuevos ideales de seguridad, democracia, desarrollo sostenible y libertad económica.
Imbuidos de la necesidad y la fuerza de llegar al poder en nuestra región con principios fundamentados en la integración, la transparencia y la honestidad, nos dimos cuenta que además de soñar había que generar ingresos para hacer posible nuestro sueño. Muchos planes se trazaron para llenar las arcas de nuestros sueños: Desde la posibilidad de abrir una cuenta bancaria y pedirle directamente a la gente que meta la mano al bolsillo y financie un sueño, hasta la realización de ferias de la biodiversidad para promover nuestra rica gastronomía y variedad biogenética natural.
Hasta ese momento ―más o menos en los meses de marzo y abril del 2014― habíamos recibido la invitación de la organización política “Vamos Perú”, quien con muy buena voluntad abrió sus brazos para recibirnos y ―a través de ellos― intentar llegar al gobierno regional de La Libertad. Pero la invitación no maduró porque tanto ellos, como nosotros, carecíamos de los recursos económicos que hacen posible una campaña electoral. Había que enfrentar a César Acuña, quien había renunciado no hace mucho a la alcaldía de Trujillo para postular al gobierno regional por Alianza para el Progreso, y, como es de conocimiento púbico, cuenta con una organización política bien estructurada y goza ―además de ingentes recursos económicos― de una gran cuota de poder e influencia.  
Mientras tanto, el tiempo apremiaba, y los plazos establecidos por la autoridad electoral (JNE) para inscribir organizaciones políticas y sus correspondientes listas de candidatos, se acortaban inmisericordemente.
Hasta que ―según las palabras de ASM― “¡se nos apareció la virgen!”… Nuestro líder había sido llamado por la exesposa de César Acuña, doña Rosa Núñez (actual congresista dela república), para invitarlo a ir con su Movimiento Nueva Libertad, a disputar el sillón regional. La propuesta era difícil de rechazar pues aseguraba el financiamiento total y suficiente de una campaña electoral dura, larga y costosa.
En la asociación Paz y Libertad hubo un consenso a regañadientes para aceptar dicha invitación. La señora Rosa Núñez, si bien está separada de su esposo y no pierde ninguna oportunidad para acusarlo por el delito de lavado de activos, tampoco goza de la credibilidad y el respeto de la comunidad liberteña. Por ello, cuando ASM decidió aceptar la invitación de doña Rosa Núñez e ir a elecciones internas con lista única para elegir a los candidatos del Movimiento Nueva Libertad, la asociación Paz y Libertad decidió entrar en receso y dejar en amplia libertad a su líder para actuar en el seno de Nueva Libertad.
Y es así como ASM, creyendo de buena fe en la invitación de doña Rosa Núñez para ser el candidato del movimiento Nueva Libertad al gobierno regional de La Libertad, participó en las elecciones internas de este movimiento que tuvieron lugar el 31 de mayo próximo pasado. En esos comicios ―que fueron abiertos a todos los ciudadanos sin condicionamiento de militancia política alguna― se eligieron los candidatos al gobierno local y regional de este movimiento, resultando ASM, elegido como el candidato a la presidencia del gobierno regional de la región La Libertad para los comicios del 5 de octubre de 2014. Los medios de prensa anunciaron que ASM era el candidato de Nueva Libertad, el movimiento de doña Rosa Acuña.


Publicación en la página 8 del diario Satélite de Trujillo, edición del lunes 2 de junio de 2014, en donde se divulga la noticia que Alejandro Santa María “fue elegido como candidato a la presidencia regional por el Movimiento Regional Nueva Libertad” en ELECCIONES INTERNAS del 31 de mayo de 2014.

La reacción del exalcalde César Acuña, ante esta noticia, debió de haber sido muy desagradable, pues frente a él ahora estaba un candidato que gozaba del cariño, el arraigo y la aceptación de los liberteños no solo por pertenecer a una antigua familia trujillana (1) sino también por contar con una hoja de vida intachable y prometedora.
Por ello, no había transcurrido una semana de haber sido elegido ASM como el candidato de Nueva Libertad para las elecciones regionales 2014 cuando, el hijo de César Acuña y Rosa Núñez, don Richard Acuña (también congresista de la república), intervino abruptamente: i) destruyendo la invitación de doña Rosa Núñez a ASM, ii) desconociendo los resultados de las elecciones internas de Nueva Libertad, y iii) promoviendo una nueva alianza entre Nueva Libertad y Súmate. Todo esto, con la aquiescencia y bendición de su mamá, doña Rosa Núñez, a quien no le tembló el alma para traicionar una invitación y burlar la buena fe de su candidato electo.
Como es de esperarse, la frustración, el dolor y la rabia, no se dejaron esperar no solo en ASM sino también entre todos quienes habían sido elegidos candidatos por Nueva Libertad a los comicios regionales y municipales 2014. De una manera despótica y arbitraria les fue negado su derecho ganado en elecciones internas, y ahora estaban, de un día para otro, en la más profunda orfandad política. Mientras tanto, doña Rosa Núñez, anunciaba con el mayor descaro ante los medios, la nueva alianza “Súmate por una Nueva Libertad”, conformada por su movimiento y “Súmate”.
La primera reacción de ASM fue interponer una demanda de amparo ante el poder judicial por la violación de la voluntad popular, expresada en las elecciones internas del 31 de mayo. También se cursó carta al Jurado Electoral Especial de Trujillo (JEET) comunicando estos execrables hechos contra la democracia en nuestra región.
La demanda de amparo se interpuso el 13 de junio de 2014, y la carta al JEET se envió el 6 de julio del 2014. La demanda de amparo fue derivada al segundo juzgado civil de Trujillo, especialista Luz Arroyo Díaz, y juez, Guissella del Carmen Soriano Ramírez. Los miembros del JEET son: Walter Ricardo Cotrina Miñano, Presidente; Blanca Imelda Arriaga Céspedes, Primer Miembro; y Miguel Ángel Villanueva Iparraguirre, Segundo Miembro.
Dado que la nueva alianza ―“Súmate por una Nueva Libertad”― avanzaba hacia su inscripción en el Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurando Nacional de Elecciones, ASM interpuso ―de acuerdo con el ordenamiento legal vigente― una tacha contra la inscripción de dicha alianza electoral por haber ―uno de sus componentes: el Movimiento “Nueva Libertad”― violado las normas que regulan la conducción democrática y con legalidad de las organizaciones políticas en nuestro país.
La tacha se interpuso, en la ciudad de Lima, el 2 de julio de 2014 a la 1 de la tarde con 12 minutos, y con una velocidad inusitada para la administración pública, ASM fue citado a audiencia a fin de que fundamente su posición, tal como lo establece el art. 21° del Reglamento del Registro de Organizaciones Políticas. Pero la notificación para asistir a dicha audiencia le llegó a ASM el 4 de julio al mediodía, citándolo para que asista el mismo día a ¡las 8:30 de la mañana! Además, ASM se encontraba en Trujillo, e informó que no le era posible asistir, por lo que solicitó se señale nueva fecha y hora para dicha diligencia. A pesar de todas estas contingencias, el ROP resolvió ese mismo día ―el 4 de julio de 2014― y declaró infundada la tacha presentada por ASM por medio de la Resolución N°301-2014-ROP/JNE. Los fundamentos espúreos de esta resolución que, como Poncio Pilatos, se “lava las manos” y declara incompetente al ROP para pronunciarse sobre el fondo de la tacha, se pueden leer en el enlace que forma parte de este artículo.
Dentro del plazo legal ASM presentó el 8 de julio recurso de apelación contra la Resolución N° 301-2014-ROP/JNE. Siendo la 1 de la tarde se presentó ante el ROP-Lima para entregar en mesa de partes dicho recurso impugnativo. En mesa de partes fue atendido de manera hostil por el personal encargado de esa dependencia. Se le informó que el ROP estaba cerrado pues el 7 de julio era la fecha límite para la presentación de listas de candidatos ante el Jurado Electoral Especial. ASM explicó que no venía a inscribir a ningún candidato sino a presentar ―dentro del plazo legal― un recurso impugnatorio contra una resolución del ROP. A regañadientes ―y previo pago de más de S/.900.00― mesa de partes del ROP recibió el recurso de apelación y colocó al lado del sello de recepción, otro sello que decía lo siguiente: “SE DEJA CONSTANCIA QUE LA OFICINA DEL ROP SE ENCUENTRA CERRADA – ART. 4° LEY DE PARTIDOS N° 28094”. La protesta de ASM no se dejó esperar, pues, este sello, implicaba que el recurso estaría siendo presentado “extemporáneamente”. Después de entregar el recurso de apelación, ASM envió una carta, vía correo electrónico, al señor Francisco Távara Córdova, Presidente del Jurado Nacional de Elecciones.
No sabemos si fue como resultado de esta carta, y de otras comunicaciones que ASM envió tanto al director del ROP, señor Fernando Rodríguez Patrón, como a renombrados periodistas identificados con los valores democráticos (entre ellos Rosa María Palacios), pues el recurso de apelación siguió su trámite, y también con inusitada velocidad, ASM fue notificado para asistir a audiencia pública el día 10 de julio de 2014, a las 4:00 p.m., a fin de que exponga su posición, tal como lo establece el art. 22° del Reglamento del ROP.  Siendo la hora convenida, la audiencia se dio inicio, pero a ASM le fue negado su derecho a fundamentar su posición por ¡no ser abogado!




Hasta el momento en que estoy cerrando este artículo ―las 8:30 p.m. del día 12 de julio de 2014― el JNE no ha emitido su fallo respecto del recurso de apelación interpuesto por nuestro amigo ASM. Tampoco el poder judicial ha proveído el recurso de amparo presentado por ASM el 13 de junio de 2014. Tampoco el JEET ha emitido algún pronunciamiento sobre los hechos puestos en su conocimiento el 6 de julio.
En un país en donde el poder del dinero y las influencias de la corrupción han fortalecido sus raíces, a la par con el crecimiento económico, que es el resultado de la fe y la esperanza de un pueblo como el nuestro, que no se deja avasallar por las fuerzas del mal, dudo mucho que el JNE emita una resolución pronunciándose sobre el fondo y declarando fundada la tacha contra la solicitud de inscripción de una Alianza Electoral que lleva en su seno a un movimiento abiertamente antidemocrático y despótico, como lo es el Movimiento “Nueva Libertad” de la señora Rosa Núñez.
Escribir este artículo no me ha sido fácil, pues, además de mi formación jurídica, tengo una formación cristiana que me ha inculcado la fe en Dios, como el supremo Juez y real protagonista de los hechos que marcan la historia de mi país y de la humanidad. Pero lo he hecho en el convencimiento de que guardar silencio sobre estos hechos es negar a otros ciudadanos, tan o mejores que nosotros, el derecho de ser informados sobre los riesgos y providencias que se deben tener para hacer política en nuestro medio.
No sé si mis padres tuvieron razón al aconsejarnos que no nos metamos en “la política”. Ellos nos dieron, en la medida en que fueron bendecidos por Dios, el bienestar y la educación, que es la mejor herencia que los padres pueden dejar a sus hijos. Pero tampoco podemos negar que hacer política es esencial para sentar las bases de una nueva esperanza, de una nueva forma de ejercitar el poder, en fin, de una manera distinta de alcanzar la felicidad de las nuevas generaciones del Perú.
Quienes conformamos la asociación Paz y Libertad seguiremos creyendo en “hacer política” como un mecanismo civilizado y decente de distribuir el poder entre todos con justicia, transparencia y honestidad.
Solo esperamos la sanción del pueblo en las urnas contra quienes con la fuerza del dinero despedazan la razón y la buena fe de las mujeres y hombres de buena voluntad.








---------------------------------------
(1) Luis Santa María Calderón, su tío, fue exitoso alcalde de Trujillo y su padre, don Alfredo Santa María Calderón, fue senador de la república y promotor de muchas obras para Trujillo y La Libertad, entre las cuales se cuenta la grandiosa irrigación Chavimochic.


Notas de redacción:
  • El día 13 de julio de 2014 el ciudadano Alejandro Santa María ha enviado una nueva carta -abierta- al presidente del JNE. 
  • El día 14 de julio de 2014, el ciudadano Alejandro Santa María ha sido notificado con la Resolución N° 617-2014-JNE que confirma la Resolución N° 301-2014-JNE que declaró infundada la tacha formulada por ASM contra la solicitud de inscripción de la Alianza Electoral "Súmate por una Nueva Libertad". Con esta resolución expedida por el pleno del JNE, conformado por los Dres. Távara Córdova, Chávarry Vallejos, Ayvar Carrasco y Rodríguez Vélez, se escribe un nuevo capítulo de la historia de la antidemocracia e impunidad en nuestro país.