lunes, 8 de marzo de 2010

Dos puntos de vista sobre el amor de Bayly…

Bayly Por Freddy Ortiz Regis

El 8 de marzo apareció en el diario online Trujillo Informa.com un artículo de mi querido amigo Gustavo Benites Jara sobre el concepto del amor del conocido periodista Jaime Bayly.

El contenido de este interesante artículo se puede leer en el siguiente link: http://trujilloinforma.com/index.php?option=com_content&task=view&id=2667&Itemid=19#CommentForm

Debido a que tengo algunos reparos con la opinión de Gustavo, escribí el siguiente comentario, y debido a que no ha salido completo en el diario online, me veo en la necesidad de publicarlo completo en mi blog personal.

Mi comentario al artículo de Benites Jara es el siguiente:

Las expresiones de Bayly, respecto de su capacidad de amar no me parecen cínicas sino reales.

El amor es un sentimiento limitado aunque esto parezca mentira. Ya César Vallejo lo dijo cuando expresó: "Tanto amor y no poder hacer nada contra la muerte".

Las inmolaciones de algunos hombres y mujeres en la historia creo yo no responden a una infinita y abarcante capacidad para amar; responden en mi concepto a un compromiso sublime de un alma con sus propios ideales. Se puede decir, que hasta en los actos aparentemente más heroicos puede haber una dosis secreta de egoísmo.

Por eso escribió el apóstol Pablo en su primera epístola a los corintios: "si repartiese todos mis bienes a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve...". (1 Corintios 13: 3)

El amor es pues un sentimiento que no exige un compromiso personal e individual con todos los componentes de la raza humana. El amor no es natural al hombre sino que es implantado en el corazón humano por Alguien que sí es capaz de amar universalmente: Dios.

Esto lo ratifica el apóstol Juan en su evangelio cuando escribió: "Porque de tal manera AMÓ Dios al mundo que dio su Hijo unigénito para que todo aquel que en él crea no se pierda mas tenga vida eterna".

Dios no nos exige esa clase de amor. El amor que Dios nos exige es más restringido, de modo que el Amor Universal sea la suma del amor que tú, yo y millones de personas en la tierra ejercitemos en favor de nuestro prójimo.

Prójimo significa "cercano", y la dimensión real de esta palabra ha sido desarrollada por el mismo Jesucristo en la parábola del buen samaritano que se puede leer en Lucas 10:29-37.

Es por ello que cuando Jaime Bayly expresa con una claridad y crudeza que a veces pueden interpretarse como cínicas, que "no puede amar a quien no conoce", en realidad está diciendo una meridiana verdad de la naturaleza humana. Es tan cierta que Dios tuvo que dejar su naturaleza divina para hacerse hombre y ser el objeto de nuestro amor. Esta es una de las más grandes diferencias del cristianismo con el resto de religiones: Que mientras éstas buscan amar a un dios etéreo e impersonal, nosotros, los cristianos, en cambio, amamos a un Dios que comparte nuestra propia naturaleza.

Dios quiere pues que ejercitemos el amor con nuestro prójimo; con esa personita a quien vemos y podemos tocar en nuestra vida diaria. El mundo será un mundo realmente justo cuando todos ejercitemos el amor con el familiar o el amigo que tenemos más cerca de nosotros.

No hay comentarios: